Normas generales para un perro-guía

Los perros-guía proporcionan el traslado independiente a miles de personas mundialmente. Como amigos, familiares y compañeros de trabajo, se debe respetar el papel que estos perros tienen en la vida de la persona ciega. Mientras los clientes de Leader Dogs se dan cuenta de que sus perros-guía crean situaciones sociales únicas, uno puede ayudar siguiendo unos simples consejos.

Por favor, recuerde lo siguiente cuando se encuentre ante una persona con un perro-guía:

  • Un perro-guía es un perro que está trabajando y no se le debe llamar ni acariciar sin el permiso de su dueño. Un perro-guía está trabajando siempre que lleve el arnés incluso cuando esté sentado o acostado.
  • Evite el contacto visual con un perro-guía que está trabajando para evitar que el animal se distraiga.
  • No sujete al perro-guía ni su arnés sin permiso. Con frecuencia, si una persona ciega necesita ayuda, él/ella lo pedirá. Si parece que la persona necesita ayuda, pregúntele primero.
  • Cuando dé direcciones a una persona que usa un perro-guía, hable con la persona, no con el perro. Asegúrese de utilizar indicadores detallados y fáciles de seguir como: “vaya dos cuadras en dirección norte y después hacia al este” o “gire a la izquierda y siga por dos cuadras".
  • Por favor no dé de comer a un perro-guía, incluso cuando no está trabajando, ya que siguen una dieta prescrita por un veterinario.